Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
É X O D O

06/02/2017.

«Se le cayó a una mujer el niño al río Guadalfeo, la mujer quería cogerlo, pero el agua se lo llevó, al angelito, tenía dos otres años. Uno le dijo: Señora, se va usted a ahogar también, deje usted a su hijo, déjelo, dios ha querido que se lo lleve. La mujer siguió adelante llorando». Memoria de una huída.

“La desbandá”, hace 80 años, huyendo de la barbarie uniformada, golpista, ideologizada de odio y soberbia, puro interés por no perder el poder que no han perdido todavía, . . . tras 80 años . . . porque aún se espera “la condena institucional inequívoca, contundente, de aquellos crímenes que quedaron impunes”, y no quieren saber nada insultando la sensibilidad que perjuran querer preservar.

Hace 80 años cerca de 300.000 malagueños huían del pavor que causaba la entrada de las tropas franquistas en su ciudad, Málaga.

300.000 seres humanos, adultos, ancianos, niños, huyendo a pie, con sus pocos enseres, los pocos que pudieron recoger, en dirección a Almería, por la carretera de la costa, expuestos a los ataques racheados, por aire, mar y tierra, del odio y la inquina del ejército golpista, contra la población civil, indefensa, aterrorizada, apenas pudiendo tirarse al resguardo de las cunetas.

Se calculan cerca de 3.000 víctimas . . .

 

En 1.974 yo estaba cumpliendo el servicio militar obligatorio en La Armada, en Madrid. Coincidé en ese destino con un comandante “chusquero”, que había participado en la entrada de las tropas franquistas en Málaga y recuerdo que nos comentaba . . . “lo bien que se lo pasaba en la calle Larios, sentado en una terraza, juntos a otros compañeros de armas, bebiendo cerveza y degustando gambas. Y que, y nos lo contaba entre risas de complacencia evocadora, que había un chiquillo harapiento, pobre y pedigüeño, que aceptaba que esos hombrones uniformados encontraran placer limpiándose los dedos encharcados de sal y saliva en el flequillo abundante, revuelto y negro brillante del mocoso que también reía, seguro, por unas perrillas . . .de los victoriosos soldados . . . golpistas”.

 

Y la memoria sigue, a día de hoy, cicateándose, y cuesta tanto rendir honor y memoria a quienes cayeron por la vesania enloquecida de unos matarifes uniformados que luchaban, bombardeaban, machacaban y mataban . . . en nombre de sus amos y señorones . . . muchos de ellos recogiditos en . . . el casino de Biarritz.

 

Torre del Mar febrero – 2.017

2598363 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO