Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
N O L O Q U E R E M O S V E R. Peter Seeger

12/03/2017.

Ahora mismo las guerras son televisadas, en los telediarios y en los programas especiales, sin que nos llegue el hedor a muerte, a tripas evisceradas, a polvo de veneno en suspensión, a destrucción masiva, a miedo, a sollozos sin lágrimas, a gritos desgarradores, todo un espectáculo que cada día nos conmueve . . . un poquito menos. Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

También se hacen películas de acción, de guerra, de mentirijillas, con actores que se baten con las más modernas armas, en defensa de la civilización imperante, en nombre de la paz, por la guerra, por la maldita destrucción que acabe con el enemigo.

Y los cuatro jinetes del Apocalipsis a carcajadas siniestras que hielan el aliento, sobre la tierra asolada, devastada, en nombre de viejos dioses, en nombre del poder que no cede, en nombre del sagrado poder, en nombre de todos los becerros de oro . . . ¡Por la victoria inapelable, por la guerra sin condiciones, por la hambre devastadora, por la muerte definitiva!, los cuatro jinetes del Apocalipsis arrasando la tierra.

Y no lo queremos ver.

Cuando se exasperan los nacionalismo, se cultiva el odio, se abraza el miedo y se incrementan los presupuestos para la guerra . . . porque ha dicho el nuevo Emperador . . . que ha llegado "la hora de volver a ganar guerras", ¿?, y de perderlas, quienes vayan a perderlas, entre los vencedores y los derrotados, los hijos de la calle, los hijos de los pobres, los hijos de los ilusos y los patriotas, en nombre de las crueles patrias, en nombre de los vengativos dioses, tras los generales y los sumos sacerdotes, los imanes, los rabinos, los popes, . . . que no perdonan, que odian y señalan el futuro de . . .¡la guerra!.

Y se preparan los arsenales, y se fijan los objetivos, y se concitan los focos insurgentes, y se señalan los muertos que habrán de acompañar . . . ¡al gran negocio de la guerra!. . . . en nombre de un mundo en llamas.

Sin que, desde nuestros sofás, al resguardo de las bombas, de momento, lleguemos a creernos a salvo, mientras se reivindica la defensa en armas de lo poco que ya nos queda para sentirnos orgullosos, humanos, en paz con nosotros mismos.

Estrangulados de nacionalismos excluyentes, de insolidaridad creciente, derrotados de antemano por la desigualdad consentida desde las alturas de los señores de la guerra, de los amos del mundo, crédulos ante sus soflamas contra los más débiles . . . todavía . . . tras nuestra insignificancia . . . capaces de "alistarnos" para acabar con el enemigo que ellos, los poderosos de la tierra han creado en nombre de sus pingües negocios, ¡por dios y la patria! . . . hasta la muerte ¡Amén!.

Mientras sigamos "sin querer verlo".

 

Torre del Mar marzo – 2.017

2517601 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO