Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¿QUÉ HEMOS HECHO PARA MERECER . . .
tan gozosos, suponemos, y vomitivos festejos?.

16/03/2017.

Como para tener que asistir continuamente a tales espectáculos, lamentables y nauseabundos, de euforia y celebración que solo inspiran malsano interés por ¿divertirse?. Cuando uno sólo puede avergonzarse de quienes eligen ese modo retrógrado y brutal de ¿pasarlo bien?. Texto. ANTONIO GRCÍA GÓMEZ

De igual manera que cuando se celebra, ¿se celebra?, una jubilación en dependencias de uso público, en una Casa Consistorial, en la Casa de todos, en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, para derivar el festejo a un repelente acto de casposa algarabía homenajeando al inminente y azaroso jubilado con un espectáculo mezquino y cutre, para que se desnude una mujer delante del ínclito, que a su vez también empieza a desvestirse, en medio de los festeros que aúllan ante . . . ¿ante qué?, ante tamaña barbarie, . . . aunque no se le quiera dar importancia, aunque muchos aseguren que no es para tanto, aunque la mayoría piensen que "se les ha cortado la diversión" . . . porque no han caído en la propia humillación del ¿rito? . . . de humillar, de excitar, de jalear, de normalizar el deseo hasta la degradación . . . como si acabásemos de salir del túnel de los tiempos, cegados de tan mal gusto.

Como para que se haya constituido en una buena enseñanza la moda consolidada en las "despedidas de soltería", a las que poca gente se ha atrevido a negarse en participar, habiéndose convertido esas supuestas celebraciones en orgías de puro desbarre sin sentido, de mal gusto, ordinarias y retrógradas, hasta la náusea, donde el exceso es lo que se paga y se premia, hasta llegar al culmen del desnudo y la lascivia, a golpe de dinero, siempre manda el dinero . . . para que se desnude la o el gigoló, y se mueva obscenamente para excitar al grupo, al homenajeado, al clan . . . a la caverna en el peor de las versiones y los sentidos, en un ejercicio perfecto de autohumillación grupal, aullada, jaleada . . . participando en el aquelarre infame buenos y buenas jóvenes que, por un día, ¡tan necesitados están!, perderán el control, en base a humillar a un o a una que, previo pago concertado, habrá de desplegar el sexo más macarra, más infumable, más, o eso creíamos, pasado de moda.

Y entonces, uno parece ser un bicho raro, lamenta la "triste naturalidad" con que se admite este rosario de actos que van ¿poniendo en el espejo? . . . a una sociedad que ¿puede o no debe estar orgullosa de esas manifestaciones cutres y casposas que ¿les divierten tanto?.



Torre del Mar marzo – 2.017

2437172 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO