Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
CUANDO LAS MUJERES . . .

29/03/2017.

"Con su ritual de acero, sus grandes chimeneas, sus cielos de neón, . . . con sus llaves del reino, el norte es el que ordena . . . pero aquí abajo, abajo, el hambre disponible recurre al fruto amargo de lo que otros deciden, mientras el tiempo pasa . . . con su esperanza dura, el sur también existe". Mario Benedetti. Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Cuando las mujeres son sólo "cosas" que se puedan consumir, tal y como precisa que así se practica en el sur de Europa, el inefable socialdemócrata, presidente del Eurogrupo, el señor Dijsselbloem, tan impronunciable como empecinado en que "se puede gastar en mujeres" y también en alcohol, ¿equiparables?, fruto de la perdición del hombre, se supone, de los machos sureños, festeros y cabezas huecas, volvemos a suponer, como para lanzarse al consumo masivo, atolondrado, perverso . . . de "alcohol y mujeres", . . . ¿para una mentalidad calvinista, o simplemente machista?.

¿Que sucedería si cada vez que se solicite licencia para abrir un puticlub de mujeres para hombres . . . se obligara de alguna manera, por aquello de la paridad, por ejemplo, que se abriese un puticlub de hombres de mujeres?, en aras del negocio, o ¿no sería un negocio?, o solo ¿se consumen mujeres? . . . sin que avergüence a la clientela bien vista, socialmente reconocida, como para que no se plantee la prostitución como una degradación en sí misma.

Recuerdo que hace pocas fechas, en la culta Francia, intelectuales, ¿?, exigían poder disponer libremente de "sus prostitutas particulares".

Tampoco es muy difícil percibir cierto glamour, inducido o creado con alevosía, por tradición o costumbre, en las "geishas", tan literarias, tan bien vistas en un mundo de machos que consumen prostitución evanescente tras la tapadera de las geishas . . .

Y por eso se puede admitir sin problemas que 61 millones de personas puedan votar a un presidente que había confesado que, con su riqueza de por medio, "podía tocar el coño a las mujeres sin que le sucediera nada", sin que se ruborizara nadie, ni él ni sus acompañantes. Unas risotadas valdrán para digerir la barbaridad.

Y así se entiende como "parte de su intimidad" el descubrimiento de un rey tan emérito como putero, ¿?, como para que demos por natural e íntimo tal comportamiento.

Y entretanto el señor Dijsselbloem insiste en una certidumbre que manifiesta ¿sinceramente?, instalado en la idea de que se pueda consumir impunemente "alcohol y mujeres".



Torre del Mar marzo – 2.017

2519821 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO