Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
ALUBIAS DE VIGILIA

04/04/2017.

Era entonces la Cuaresma, tras el miércoles de Ceniza, cuarenta días de recogimiento y piedad, o a eso nos conminaban y desde entonces se observaba la Cuaresma, dictada desde los púlpitos y las Santas Misiones que recorrían la geografía española exigiendo perdón y dolor, sacrificio y renuncia, pena y sentimiento de culpa, con las imágenes cubiertas de velos morados, los templos apenas iluminados con velones y oreados con halos de incienso, anunciándose la Santa Penitencia a la que se abocaba a la población. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y entonces la Cuaresma también entraba en los hogares, observando el ayuno y las vigilias preceptivas, los viernes de penitencia y vigilia, cuando nuestras madres cocinaban las alubias propias para la época, sin carne, ni chorizo, ni tocino, sino sólo con verdura, con cebolla, tomate, zanahoria . . . y ¿algo más?

Porque también se podían ilustrar, darlas a las humildes legumbres algo más de empaque si se añadían lajas desaladas de bacalao, pez de pobres de antaño, pez de sabroso paladar y nutricia tersura, consiguiendo añadir mayor sustancia a las "alubias algo viudas", a las alubias de vigilia, para darnos, entonces, la energía suficiente con que continuar la jornada, habiendo observado escrupulosamente la vigilia cuaresmal.

De postre, recuerdo, tras darle la vuelta al plato, solíamos degustar unas rodajas de naranja con algo de azúcar esparcida sobre la apetitosa fruta, para terminar el almuerzo con contento y su ración de vitaminas, es decir de fruta.

Y así, al menos en mi familia, se observaba la Cuaresma con discreta devoción.

Y en ese sentido también recuerdo cómo mis padres compraban una bula para poder evitar el ayuno preceptivo, y esa bula presidía nuestra cocina familiar, junto a la radio, sobre la peana chismosa y presidencial a media altura de la pared, para que quedara claro, supongo, que la bula "pagada y bien pagada" nos libraba de la obligación de ayunar "severamente".

Y en cualquier caso ¡qué ricas estaban las alubias de vigilia y más si estaban ensalzadas por el bacalao también de vigilia!.

Y eso sin caer en la tentación de otras argucias, como cuando los santos padres y frailes de otros tiempos echaban al agua "cerdos" para poder pescarlos, porque el "pescado" si estaba admitido en las vigilias de Cuaresma.

Igual que cuando se decidió desde la autoridad vaticana declarar al chocolate fundido líquido porque los líquidos si se admitían también en los ayunos cuaresmales.

Y es que los frailes además de santos eran sabios. ¡o qué!.

2431992 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO