Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
A D. ANTONIO FERNÁNDEZ DÍAZ «FOSFORITO»

22/04/2017.

Cada época artística requiere un lí­der que marque de alguna manera el camino a seguir; aunque esto no quiera decir que todo ha de hacerse a imagen y semejanza de él, pero sí siguiendo unas pautas, fundamental­mente estéticas, que definirán para siempre esa época. Texto. Paco Vargas

Pues bien, Fosforito se instituyó en líder de una época aún sin preten­derlo. Y pudiendo haber reivindicado ese papel para él, prefirió la lóbrega humildad de la impredecible. No ocurrió igual con Mairena que fue un líder pre­destinado, aunque después respon­diera a las expectativas. 

 


 

Fosforito creó una forma de cantar y de entender el cante: una estética propia. El fosforismo y lo fosforero existen, pues hasta adoptaron y adoptan su nombre artístico. Y aún vestían, peinaban y gesticulaban como él.
 


 

Con Fosforito no valen las medías tintas ni las verdades a medias: se en­tiende o no se entiende, o gusta o no gusta. Así de sencillo y así de com­plicado. Porque, ¿cómo definir su estética cantaora?
 


 

Fosforito es todo corazón. Siempre esperamos de él que lo dé todo por­que, como nunca sabe aliviarse, nos tiene mal acostumbrados y siempre andamos todos con el corazón en la boca temiendo que lo coja el toro astifino y bien presentado del cante. El duende de Fosforito radica en el profundo dolor y en el ay colectivo. Su exacto sentido de la medida mar­ca una frontera en la forma de inter­pretar los cantes de compás. Todo en él es ritmo acompasado y trepi­dante que inyecta al espectador, en­febrecido por la catarsis colectiva, provocada por la comunicación in­mediata y total entre el artista yel que escucha. Su diálogo con el público es directo, sin necesidad de inter­mediarios, desde que se sienta en Ia silla -en eso también es diferente- hasta que se baja exhausto por el es­fuerzo sobrehumano.
 


 

El sentido de lo trágico en Fosforito es extraordinario. No entiende el can­te si no es como una situación lími­te, como una lucha imposible con él mismo, que entiende el arte como un riesgo sin el cual nada sorprende. Y el artista lo es por su capacidad de sorpresa. 
 


 

Pero también de armonía. Su cante, violento y agresivo a veces, es siempre armonioso. Cada matiz, como ocurre con las cosas del universo, tiene su sitio exacto en el cante de Fosforito.
 


 

Fosforito es un universo de cantes, donde cada aficionado encuentra su estrella sencilla y única,esplendente, bella y poliforme, emocionada y emocionante, sangrante y dulce, luminosa siempre.
 


 

Es artista, por cuanto es creador. De donde no había casi nada construyó un taranto valiente, pleno de matices, hermoso y solo; sus soleares apolás, su indescriptible e imperecedera interpretación del cante por peteneras, que aún resuena en los rincones de la memoria emocionada de cualquier aficionado que se precie; su particular visión de los cantes de Cádiz, su evidente aportación a los cantes de Córdoba y Málaga, cuna y madre adoptiva respectivamente; su expresión cantaora; su fuerza; su... Todo, porque el cante, todo el cante está en Fosforito. Sólo hay que saber buscarlo

2521038 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO