Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Actividades y talleres
SEGUIRÁ LA FIESTA

28/05/2017.

"Pintada, no vacía, pintada está mi casa del color de las grandes pasiones y desgracias". Miguel Hernández. Texto. Antonio García Gómez

La fiesta o la agonía, tras haber ganado o perdido, en los cenáculos del poder de los testaferros, títeres inmunes a la persecución de los poderosos sin saber hacer "humor blanco", por el orden y la estabilidad, en el entorno o en el puro centro, según quien haya ganado la Secretaría general del PSOE, sabiendo que se seguirán jugando la proximidad a los abrevaderos del poder, a los pesebres que los mantengan felices y sesudos, para poder argumentar cada decisión ¿colegiada? . . . por los principales que no tienen la mínima intención de retirarse a sus jaimas de descanso.

Porque ha de seguir la fiesta, el chiringo de los bienamados por el pueblo, la gente, la militancia, o quienes hayan de sostenerlos.

Lejos de la calle, lejos del problema concreto, de la dificultad, del desamparo, de la injusticia flagrante, siempre a favor del cálculo, de la estrategia, de la autosupervivencia, por la oligarquía de los "entregados a la causa".

En tanto los vencedores de antaño ostentan el poder real, el poder de gobernar, con alguna dificultad, pero a la espera de . . . tiempos mejores, porque saben que, al cabo son "primos hermanos", salvo no se decida el pueblo a ejercer, a poner sobre el tablero de la desigualdad su hartazgo y también su poder. Incluso aunque vayan a perder la apuesta, la partida, el envite.

 

"Dos veces, dos has tenido ocasión para jugarte la vida en una partida y las dos te la jugaste". Pedro Garfias, 1.937

 

Cuando escaparon de la quema, del peligro, del ataque duro y vengativo de los facciosos, a Miguel Hernández no lo avisaron, y lo dejaron solo en Madrid, y se las tuvo que arreglar, el hombre poeta, el hombre humano, del que García Lorca escapaba porque "olía a cabra", Hernández que acudió a los salones de los artistas antifascistas a gritarles que allí "había muchas putas y también muchos hijos de puta". Declamación del poeta que se fue al frente, que estuvo con sus hermanos y compañeros, en el fragor de la batalla y la derrota.

Como también, otro poeta de izquierdas, valiente y frágil, aguantando hasta el final, Antonio Machado, para verse obligado a escapar del odio y la venganza a pie, "casi desnudo como los hijos de la mar", como tantos y tantos anónimos perdedores del asalto a la legitimidad que robaron y aún no han devuelto, junto a "los pobres y parias de la tierra".

 

"El odio se amortigua detrás de la ventana. Será la garra suave. Dejadme la esperanza". Miguel Hernández

 

Mientras el poeta, el "esposo soldado" agonizaba y moría en el olvido y el reconocimiento tardío y cobarde de quienes especulan por no verse derrotados in extremis, jugando a no perder lo ganado, encerrados en las Instituciones que les aíslen de la realidad, de la náusea y el vómito, ante la peste que fecunda heces y amaga regüeldos.

Resuelta, entonces, La titularidad de la Secretaría General del PSOE, todo ha de seguir funcionando con la huera resonancia de las palabras apagadas, de las soflamas rendidas ante el poder que manda y dicta la condena eterna de las mujeres y hombres que solo podrán seguir viviendo . . . ¿de rodillas?.

Aunque siempre ¿quede la esperanza?, de la rebelión in extremis, de la desesperación indignada contra la barbarie que utiliza atriles y componendas para seguir muy cerquita y al servicio del poder.

Aferrados a la esperanza recitando los versos del poeta humano, del poeta cabrero, del poeta abandonado a una muerte cierta.

"Para el hijo será la paz que estoy forjando. Y al fin en un océano de irremediables huesos tu corazón y el mío naufragarán, quedando una mujer y un hombre gastados por los besos". Miguel Hernández

2599874 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO