Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
En que encañan los trigos

02/06/2017.

Como está sucediendo en esta primavera seca, en la que las mieses van erizándose de oro blanco, como mares tendidos y encalmados, de lejanías que semejan horizontes sin nubes a la vista, estando uno revolviendo papeles viejos se fue a topar con algunos de su padre, de hace tanto ... tiempo. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Exactamente del año 1.941, de cuando mi padre ya trabajaba de "juez de arbitrios" en el ayuntamiento de Miranda de Ebro, vigilando las entradas a la localidad de productos de las huertas que no se hubieran declarado, pimientos, patatas, judías verdes, hierba para pienso . . . cualquier cosa que hubiese de "pagar su pecho", su impuesto, por entrar en la ciudad para poder ser vendido, tras haber "apechugado", con la parte correspondiente entregada al Ayuntamiento que hubiera de permitirlo. Como, me comentaba alguien, en la Edad Media. Pues sí, seguramente, muy parecido y con idéntica intención.

Así que buscando sin hurgar encontré un escrito, en forma de instancia solicitante, que mi padre había presentado para que se le concediese uno o dos meses de permiso, sin sueldo, para poder acudir a su pueblo natal, junto a su familia para poder "ayudarles" en las tareas agrícolas propias de la cosecha. de la siega, el acarreo, la trilla, el ensacado del trigo, el enfardado de la paja . . .

Porque yo recuerdo, unos años más tarde, cuando ya era niño y pude permanecer en el verano viendo las tareas propias de cada tiempo, como en estos meses de julio y agosto la población aldeana del villorrio natal de mi padre se enardecía por no perder ni un minuto, siempre mirando al cielo, siempre aspirando el aire, cuanto más seco y ardiente mejor, para que la siega corriese a formar las gavillas bien cortadas de abajo, bien apiladas, bien entrelazadas. mientras no se descansaba, de sol a sol, corriendo a despejar las eras para iniciar la trilla, rezando o blasfemando para que los relámpagos nocturnos en la lejanía no trajesen humedad, y que los nubarrones del día no se convirtiesen en tormentas devastadoras.

Con más miedo en sus miradas que ira en sus blasfemias.

Mientras se trillaba y se beldaba, sin reposo, con el pañuelo al cuello y la frente perlada de sudor callado y humilde, hasta poder llegar al día de la patrona, "La Divina Pastora" y poderla dar las gracias de tanto esfuerzo bien guardado en los altos y los graneros.

Y también pude encontrar que el Ayuntamiento de Miranda le había concedido a mi padre "un mes, a partir del de 1 de julio, aquel año de 1.941, para que mi padre pudiera acudir a ayudar a los suyos en las tareas agrícolas propias del estío.

Y, al paso, también recuerdo cómo, gracias a los pueblos de origen de nuestros padres, a las visitas que podíamos hacerles de vez en cuando, porque decían que venía muy bien "cambiar de aires", muchos de nosotros supimos cosas tan elementales como que las gallinas ponían huevos, y que los granos de trigo contenían, cada uno, un tesoro pequeñito de . . . harina blanca, inmaculada, . . .para hacer luego aquellas hogazas de pan blanco con las que luego nuestras abuelas nos preparaban las deliciosas y sabrosas sopas de leche que, por cierto, desde entonces jamás volví a probar.

Y recuerdo aquel aprendizaje simple, tal vez de blanco y negro, o en sepia, por la necesidad de la época, útiles e inolvidables, al menos para saber de dónde venían algunas de las cosas que comíamos a diario.

Y tal vez por eso comprendí lo de dar un beso al pan si se caía, porque el "pan era de dios", aunque se lo hubiesen labrado a conciencia los hombres, como mi padre que pedía permiso para ir a segar y a trillar a su pueblo, al menos una vez al año, porque era y se jugaban el "pan nuestro de cada día" . . . aunque intentasen prosperar yéndose a hacer la ciudad, a la de cerca del pueblo o a la de allende las fronteras, a la ventura de aquellos desarrapados,  a intentar buscar fortuna, incluso sin olvidar jamás sus orígenes

2521036 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO