Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
DE PRIMERA COMUNIÓN

04/06/2017.

De blanco inmaculado, de blanco marinero, plisados y almidonados, los reyes, ambos, el titular y el emérito. Con el debido respeto, por adelantado y por descontado, que más vale pasarse que quedarse cortos. Ambos muy marciales, y también naturales, acostumbrados a sus estampas regias, de blanco de gala, en pose de saludar y presidir, "durante los actos por el 300 aniversario de la Real Compañía de Guardiamarinas", en Marín, en la provincia de Pontevedra. ¡Avante toda!. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Con la prestancia de sus eminentísimos, sus trajes de gala entallados, sus gorras de plato, sus guantes, sus condecoraciones, charreteras y galones, sin que falte ni un detalle, como si fueran a hacer "la primera comunión", con permiso y perdón de las partes, de los comulgantes y de los timoneles al mando de la nación "española", en su nombre y por su nombre.

Tan puestos en exposición pública, sabiendo estar, como de costumbre, padre e hijo, rey emérito y alteza real, ambos deslumbrantes, mientras uno piensa y admira en silencio al personal subalterno que les ha puesto tan "de dulce", desde las sastras que les tomó medidas hasta las planchadoras que hicieron y marcaron la raya diplomática sin la menor vacilación.

En representación de una nación que implora en silencio igualdad y honestidad, ante sus reales majestades, tan pulcros, mientras la "real politik" hiede a diario y aparca y excluye a los monosabios indispensables para que la función augure un final feliz.

Mientras se revistan fuerzas y españoles de a pie, aunque naveguen en barcos de guerra y luzcan afanes e ilusiones de guardiamarinas, porque también ellos necesitan a la marinería de fregona y valor, "el que les supone", como se lo supusieron al que estas líneas firma cuando entregó dieciocho meses de su vida a "servir a la patria", le aseguraron . . . desde la Armada, sin más rango y honor que el de "marinero amanuense de 2ª clase" licenciado con todos los parabienes.

Y entretanto siguen firmes y enhiestos los reyes, dos eran dos, padre e hijo, en posición de galanura marinera, tan inmaculados como encalados de pureza prístina, supuesta su servidumbre al paisanaje de tantos compatriotas que no llegan a final de mes, de luchan y pelean por los suyos, que creen que su patria es su gente, su vecino, su mendigo de la esquina, su responsabilidad en el trabajo, aunque sea temporal y mal pagado, aunque vean que son sometidos por una turbamulta de patricios corruptos, trincones y desahogados que van y ocupan los puestos de privilegios y prebendas, en nombre de sus bastardos intereses, mientras los reyes, ambos dos, lucen esbeltos y bellos, como de primera comunión.

 

 Madrid 3 - junio - 2.017

2521036 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO