Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
La nación

25/06/2017.

Hasta dar la vida por ella, por la patria, "una, grande y libre", como algo indivisible, por encima de los destinos universales, hacia la unidad consagrada, tal y como nos fueron inoculando los padres de la patria, de la nación, tan una, tan grande, tan poco libre . Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

La nación y el Estado que la armonice y mantenga en pie, o la nación sin Estado como pura entelequia desbordada de puro sentimiento patriótico, la nación en toda su esencia, ola nación cultural, de segunda categoría, sentimental y tal y tal . . .

¡Vaya lío!.

La nación propia, la nación en el corazón del mismo Imperio, en el mismo en el que no se ponía el sol, de cuando la nación se fue forjando expulsando a quienes no eran iguales, por si las moscas no acataban el nuevo orden . . . imperial.

La nación en cuestión, desde el punto en que algunos territorios sacaron a colación "sus derechos históricos", en el albor de la democracia, en nombre de sus lenguas singulares, sus costumbres y tradiciones peculiares y sus ansias identitarias puestas en primer lugar de sus ancestrales aspiraciones.

Hasta que el contagio se produjo y el resto de los territorios se aferraron al "café para todos", hacia la nación de "las Autonomías", con prisas, con ilusión, un poco a tientas, hasta llegar, por ejemplo, a convocar un concurso para elegir la bandera de la Autonomía uniprovincial de La Rioja.

Mientras ya rondaba la idea y el concepto de eso que nos ha ido trayendo de cabeza con lo de "la nación de nacionalidades", o también aquello de "Estado plurinacional", hasta el enfrentamiento baldío y recurrente, desde los nacionalismos excluyentes.

A vueltas pues con el término que les trae de cabeza a los políticos con poder y responsabilidad de gestión, con la noción de nación achicharrando las seseras de los ciudadanos de medio pelo que ya no saben si adherirse o no a la nación adscrita según adónde le hayan parido a uno, según dónde se paste, según dónde se ame, se llora, se acabe por fertilizar la tierra por la nación ¿propia, amiga o enemiga?.

Por la nación a rebato de la llamada del cornetín, por la nación como coartada para los beneficios más espurios, más torticeros e interesados.

Por la nación de súbditos aclamando a sus referentes, muy patriotas, en nombre de la nación glorificada, ¿monarquía o república? . . .

 

Torre del Mar junio – 2.017

2567891 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO