Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
Sobre la crianza

29/07/2017.

Y esas vicisitudes que traerán las consecuencias impredecibles, o no tanto. Cuando acudí a cumplir con el servicio militar de antaño, tras mes y medio de adiestramiento cuartelero, acudí junto a cientos de compañeros de uniforme y "pelao" reglamentario a llamar ala familia Texto: ANTONIO GARCIA GÓMEZ

Era lo procedente de entonces, de cuando lo de los móviles y la comunicación constante no era ni cosa de ciencia ficción. El caso es que cuando conseguí contactar con mi madre comencé a relatar lamentaciones ... sobre mes y medio de aislamiento marcando el paso ... hasta que mi madre me cortó diciéndome: "Eh, basta de lamentaciones, y haz el favor de empezar a contarme cosas buenas o te corto".

Y reconozco que fue una respuesta cortante, claro que pronto entendí que mi madre creía en aquello de la "fortaleza de ánimo" ante las contrariedades que fueran a presentarse en nuestra azarosa existencia.

Hace pocos día leí en el diario que un joven hijo de 19 años acudió a aguardar a su padre, a que saliera de la comisaria a la que había acudido para presentar una denuncia contra su hijo, por maltrato sufrido físico y psicológico, aunque al final no se atrevió a presentar la denuncia.

El caso es que el joven agredió a su padre con un golpe de maletín y un cabezazo que le dejó aturdido. Afortunadamente una pareja de guardias fuera de servicio logró parar lo que hubiera supuesta una real paliza, del hijo a su padre.

No se me olvida, ahora que se celebra no se qué aniversario, creo que 15 años, de la muerte de Carmina Ordóñez, la misma diva del famoseo vacuo, cómo afirmaba muy orgullosa que su padre, el torero Antonio Ordóñez, jamás había negado nada a sus dos hijas, Carmina y Belén, las misma que se arrastraron víctimas de sus vicios y su carencia de voluntad en los últimos años de sus vidas, truncadas prematuramente.

El otro día, haciendo cola en un comercio, pude escuchar la amabilidad con la que una joven, ya en la treintena, a su padre, por el móvil, destilando cariño y cercanía hacia su progenitor.

Harto de ver tanta mala educación desplegada por mocosos y mocosas dirigiéndose a sus madres, a sus abuelos, a sus mayores, con el desparpajo de quienes se han indigestado de tanto protagonismo adjudicado sin que su inmadurez sea capaz de asimilar tanto honor, tanta atención y complacencia, cuando esos niñatos y niñatas aún no han hecho nada para merecer tanta confianza, tanto respeto de quienes, sencillamente, se ven secuestrados por el miedo a molestar a ... sus retoños.

 

Torre del Mar julio – 2.017

2620482 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO